Nada data como la tecnología. Los efectos de vídeo de la película de Kit Fitzgerald que abre “Max Roach 100” en el Joyce Theatre –una celebración del centenario del gran baterista, compositor y activista– son claramente de la década de 1980. (¿Recuerdas Max Headroom?) Sin embargo, las actuaciones de Roach que conserva la película son atemporales.

Allí está, sentado frente a su batería, ese invento americano de principios del siglo XX, un innovador del jazz que maneja los polirritmos de varios bateristas africanos a la vez. Ahí está, demostrando su virtuosismo limitando sus herramientas, tocando nada más que un charles a la manera de un chef hibachi. Los efectos de vídeo, que hacen que sus baquetas salpiquen un arcoíris, sugieren su gama de tonos y timbres. Pero no se acercan a igualarlo.

Lo emocionante de los bailarines que actúan en vivo en “Max Roach 100” es que alcanzan el nivel de Roach. Este es un tributo apropiado y un espectáculo increíble.

La bailarina de claqué Ayodele Casel sigue la película y sube el listón. El escenario está ambientado con un suelo de grifería rodeado de luces y un perchero. Entra Casel, elige una chaqueta del perchero y se sienta para ponerse los zapatos de claqué. Luego calienta un poco, probando los distintos tonos del suelo con su juego de pies apurado. Un artista se prepara.

Lo que se está preparando para hacer es una locura. La pista que ha elegido es uno de los duetos Roach grabó con el pianista de free jazz Cecil Taylor. Improvisar encima es como bailar encima de un volcán. Casel hace que parezca fácil: flotar, deslizarse, abarcar el escenario tanto como Taylor hace sus 88 teclas. Ella parece preparada. Ella parece liberada.

No es sólo que responda a los sonidos de Roach y Taylor. Ella convierte su dúo en un trío, una conversación entre vivos y muertos. Escucha atentamente con todo el cuerpo, a veces sigue fielmente. Lo más sorprendente es que sus ritmos libres a veces alteran los de ellos, de modo que parecen seguirla.

Para los miembros de la audiencia, se necesita mucha concentración para seguir el ritmo de esta aventura. La iluminación de Serena Wong proporciona astutamente variedad visual: cuadrados de luz, sombras que recuerdan a Fred Astaire en “Swing Time”. Y Casel aviva la dificultad con ingenio. Para demostrar que es consciente de que este tipo de música podría durar para siempre, hace que el perchero y las luces salgan antes de que termine, arrancadas con cuerdas invisibles. El miércoles, cuando la música era más cacofónica, se mantuvo firme con el paso de tiempo más básico.

Casel se lo pone difícil al resto de artistas del programa. Pero el maestro del hip-hop Rennie Harris responde al desafío con “Jim Has Crowed”. Adopta el lado más activista de Roach, eligiendo una canción que combina a Roach con el discurso “Tengo un sueño” del reverendo Dr. Martin Luther King Jr. y organizando una protesta.

Entre los ruidos de la multitud (“¡Dejen de matar a los negros!”), una docena de bailarines de la compañía de Harris, Puremovement, se agrupan como manifestantes frente a una autoridad invisible. Luego suena la batería de Roach y obtenemos el placer de la sincronicidad, un juego de pies que casa perfectamente con los ritmos de Roach.

Harris atenúa este placer con escepticismo sobre hasta qué punto se ha cumplido el sueño de King. Los bailarines muestran puños de Black Power y mueven sus brazos e incluso giran sobre sus cabezas, pero siguen rodando hacia atrás como plantas rodadoras. Después de que disparan a tres hombres, tres mujeres abren la boca en gritos silenciosos y giran como luces en un faro. Los gritos silenciosos suelen ser un error estético. Estos están justificados.

El programa guarda el más grande para el final. Para “Percussion Bitter Sweet: Tender Warriors”, Ronald K. Brown y Arcell Cabuag combinan dos compañías (la compañía de Brown, Evidence, y Malpaso, de Cuba) y se enfrentan a Roach en su forma más afrocubana.

Este puede ser el baile Brown más grande de todos los tiempos, pero es bastante genérico y un poco suave y tierno. A diferencia de “Jim Has Crowed”, las mujeres están infrautilizadas, y muchos de los bailarines, y no sólo los cubanos, sólo se aproximan al estilo potente de Brown, sustituyendo su gracia relajada por la borrosidad. Minan la coreografía de gran parte de su carga cinestésica.

Pero lo hacen con amor. Y cuando cambian de dashikis sin mangas y vestidos de falda amplia (de Ibiwunmi Omotayo Olaiya) que parecen papel de regalo navideño en verde y rojo panafricano a un blanco espiritualmente puro, y bailan los pasos de Obatalá, un orisha o espíritu yoruba, se siente como si los ancestros hubieran llegado. Es fácil imaginar a Roach mirándolo con orgullo.

Cucaracha máxima 100

Hasta el domingo en el Joyce Theatre, Manhattan; joyce.org.



Source link

Comparte NdS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *