la banda que irrumpió, al mediodía del martes, en una joyería del Centro Histórico de Cartagena para perpetrar un robo millonario venía haciendo ‘inteligencia’ al lugar desde el pasado 9 de abril.

Pese a que parte del botón fue recuperado por la Policía, dueño de la joyería valoró en más de 300 millones las pérdidas.

Así lo sostuvo el alcalde de la ciudad, Dumek Turbayen entrevista con EL TIEMPO, donde entregó detalles del primer gran golpe a la seguridad en el Centro Históricoen su administración.

“En una acción de mucho arrojo, estos bandidos entraron a la joyería del Centro Histórico, a mediodía, con la actitud de ser turistas y pidieron que les mostraran parte de los objetos y prendas de valor, y obviamente los empleados les pusieron a disposición elementos como joyas y anillos sobre el mostrador. En ese momento entraron cuatro miembros más de la banda, todos de Barranquilla, y en una acción rápida tomaron varios objetos de valor y salieron por la avenida de Santander rumbo a, suponemos, la ciudad de Barranquilla, lugar de origen de esta banda”, explica el alcalde Dumek Turbay Paz.

El blanco de los delincuentes fue la joyería Fábrica de joyas de Adaubicado en la calle Vicaria de Santa Teresa (carrera 2 Número 31-46), atrás del exclusivo Hotel Santa Teresa, en el corazón de la Ciudad Colonial de Cartagena de Indias.

En pocos minutos, los delincuentes intimidaron con armas de fuego a los empleados y empacaron el botín en tulasantes de emprender la huida.

Los registros de cámaras de seguridad indican que desde el día 9 de abril, en esa actitud de turistas, los asaltantes habían estado en el sitio.

A esa hora, la ciudad colonial estaba repleta de turistas que contemplaban la arquitectura de la ciudad, otros que llegaron para presenciar el Festival Internacional de Cine, pero no se percataron del asalto, como de película.

“Los registros de cámaras de seguridad indican que desde el día 9 de abril, en esa actitud de turistas, los asaltantes habían estado en el sitio. Es decir estuvieron haciendo inteligencia en la joyería para saber cuántas cámaras había, cuántos empleados había, y qué tipo de vigilancia privada había. Fue un trabajo bien planeado, lo único era que no contaban con la rápida reacción de la Policía”, añade el mandatario.

Según la Policía, 14 delincuentes ingresaron en el local haciéndose pasar por turistas e intimidaron a los comerciantes con armas de fuego mientras saqueaban las vitrinas con joyas y otras prendas de oro. Luego se dieron a la huida en varias motos y un carro que los esperaban frente a las murallas.

Motos con las placas cubiertas en el Centro Histórico

“El movimiento fue muy sospechoso sobre todo porque apareció dos motos, y sabemos que en el Centro Histórico está prohibida la circulación de motos. Pero no sólo eso, había dos motocicletas con las placas de identificación cubiertas, eso alertó al frente de seguridad comercial y llamóron al cuadrante. Antes de llegar al barrio Crespo ya estaban interceptados las dos motocicletas y un carro donde iba parte del botón, el cual fue recuperado”, dice Turbay Paz.

No obstante, en una rápida respuesta de la Policía, los delincuentes fueron interceptados en el sector de Marbella, antes de llegar al barrio Crespo, en la salida hacia Barranquilla. Parte de la banda fue capturada y están en proceso de judicialización. Dos motos y dos armas de fuego les fueron incautadas.

Según el mandatario, se trata de una banda foránea conformada por 14 hombres, todos de Barranquilla. Hay capturados 6.

“Se alcanzaron a llevar muchos objetos de valor. El dueño de la joyería nos ha dicho que si hubieran logrado su cometido, era un daño superior a los 300 millones de pesos”, concluye el mandatario.

Juan Montaño

Corresponsal de EL TIEMPO

cartagena

En X: @PilotodeCometas





Source link

Comparte NdS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *