Los astrónomos han propuesto una nueva teoría para explicar el origen del fósforo, uno de los elementos importantes para la vida en la Tierra. La teoría sugiere un tipo de explosión estelar conocida como ONe novas como una fuente importante de fósforo.

Después del Big Bang, casi toda la materia del Universo estaba compuesta de hidrógeno. Otros elementos se formaron más tarde, mediante reacciones nucleares dentro de las estrellas o cuando las estrellas explotaron en eventos conocidos como novas o supernovas. Pero hay una variedad de estrellas y diversas formas en que pueden explotar. Los astrónomos todavía están tratando de descubrir qué procesos fueron importantes en la creación de la abundancia de elementos que vemos en el Universo.

En este estudio, Kenji Bekki, de la Universidad de Australia Occidental, y Takuji Tsujimoto, del Observatorio Astronómico Nacional de Japón, propusieron un nuevo modelo basado en novas de oxígeno y neón, denominadas «ONE novas», para explicar la abundancia de fósforo. . Una nova ONe ocurre cuando la materia se acumula en la superficie de una estrella enana blanca rica en oxígeno, neón y magnesio y se calienta hasta el punto de provocar una fusión nuclear explosiva descontrolada.

El modelo predice que una nova ONe liberará una gran cantidad de fósforo y que el número de novas dependerá de la composición química, concretamente del contenido de hierro, de las estrellas. Los investigadores estiman que la tasa de novas ONe alcanzó su punto máximo hace unos 8 mil millones de años, lo que significa que el fósforo habría estado disponible cuando el Sistema Solar comenzó a formarse hace unos 4,6 mil millones de años.

El modelo predice que las novas ONe producirán un aumento de cloro similar al aumento de fósforo. Todavía no hay suficientes datos de observación del cloro para confirmar esto y proporcionan una hipótesis comprobable para comprobar la validez del modelo de ONe novae. Las futuras observaciones de estrellas en la parte exterior de la Vía Láctea proporcionarán los datos necesarios para ver si la dependencia del hierro y el aumento del cloro previstos coinciden con la realidad, o si es necesario repensarlos.



Source link

Comparte NdS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *